KILL YOUR IDOLS: NIRVANA


Queridos amantes de la mala música, se acerca una nueva sección que ocupará varias sesiones en mi sección en los programas de enero en Akiesú, Qué Escándalo:
LOS PLAGIOS DE NIRVANA. Estará llena de sorpresas y risas acerca de uno de los mártires del rock de los noventa hasta ahora. El celebérrimo San Kurt Cobain. Por hacer, haremos hasta una encuesta en tuenti (¿se escribe así?) para conocer vuestra opinión, aunque de eso se encargará nuestro líder Ernesto.
Por supuesto, no nos mueve la animadversión ni la sorna por ese respetado innovador de la escena independiente de Seatle, sino el mayor de los cariños y admiración ante un tipo que se llevó la gloria, la pasta y toda la droga (también a Curtney Love) que otros grupos, de los que no os pienso adelantar el nombre, tocaron antes que Nirvana, que premonitoriamente habían pensado llamarse en principio Pooh pooh box (sin comentarios). Claro, ninguno de ellos firmó para una multinacional que pusiera sus discos en la MTV y los 40 Principales.
Habrá, entre vosotros, quien diga que es un acto gratuito o que llega casi veinte años tarde. ¿Y qué? Es divertido y gamberro, nos lo pasaremos bien. Para nosotros eso basta.
Y al que no le guste que se encierre en el baño a escuchar Smells like teen spirit, mientras nosotros escuchamos los originales.

Jesús Calañés

¿Impresiones?