ZU - Carboniferous (2009)

Aunque es cierto que ya a finales de los setenta y, en particular, en el indispensable No New York (1978) producido por Brian Eno, hubo intentos de fundir el jazz con la energía y el cabreo punk -cómo olvidar ese genial disco de James Chance, Buy the contortions (1979). Este disco, Carboniferous, aparecido este mismo año, es sangre nueva para el punk, ese ruido insoportable y amado de los barrios obreros, que llevan años dando por muerto.
Es música para aguerridos colgados del ruido estridente y aparentemente deshilvanado pero en el que subyace una verdadera carga poética... las agudas salidas de tono del saxofón, las agujas afiladas de la guitarra y una batería que, como en los grandes temas noise, reintegra en el discurso global lo que parece va a estallar en mil pedazos.
En definitiva, una pedazo de banda que arriesga hasta el tuétano para darnos música distinta al mero refrito de la fórmula establecida -sea éste del género que sea.
Os dejo este vídeo en directo:



Jesús Calañés

¿Impresiones?