UNIDOS POR EL METAL. Sala Who, Granada. 22 de Enero 2011.

El pasado sábado, 22 de Enero, se despedía de tierras andaluzas la gira “Unidos por el Metal”, proyecto conjunto de Dünedain y Zenobia, presente y futuro del metal nacional. Fue la sala Who de Granada el lugar elegido para el encuentro y en nuestro caso la tercera vez que disfrutábamos del espectáculo en directo de estos músicos, que no dejan de sorprender en cada actuación.

Dünedain se encargaba esta vez de abrir el concierto. La cita era a las 10:00 y unos 30 minutos más tarde sonaba “Buscando el norte”, tema que introduce su último trabajo (“Buscando el norte II: La tierra de los sueños”) y que, en casi 10 minutos, desvela las cualidades vocales y habilidades instrumentales de este grupazo. El público se involucró desde el primer momento, coreando estribillos en cada tema mientras que Dünedain hacía su exhibición de talento sobre el escenario. Un “escenario”, por cierto, bastante incómodo para los músicos (también para el público, dicho sea de paso) ya que sus escasas dimensiones limitan la libertad de movimiento. Todo ello sin entrar en detalles sobre la “acústica” de la sala. Pero este es un tema aparte y estamos aquí para reconocer el buen hacer de estos profesionales en su visita a las tierras del sur.

Volviendo al setlist, el segundo tema de la noche fue “Una razón”, que también inicia su penúltimo trabajo (“Buscando el norte I”), con un estribillo pegadizo acompañado de una gran fuerza por parte de las guitarras. Después se sucedieron temas de su último disco; Así, sonó a continuación “Fiel a mi libertad”, favorita nuestra e incluida en el single “Unidos por el metal”, a la vez que un tema impregnado de estilo y originalidad con todo un despliegue vocal en esas modulaciones de tono en el estribillo.  Le siguieron “Mi alma sigue en pie”, un himno powermetalero, “La tierra de los sueños”, de corte algo más lento, y “La rosa negra”, canción elegida para su último videoclip. Después retomaron el penúltimo disco tocando “El principio del fin”, un tema más heavy con guitarras oscuras coloreadas por los solos de Tony. “Caídos”, de su segundo disco,  se ha convertido también en un himno que no puede faltar en el repertorio. Llegaba el turno de dos temas más de la primera parte de “Buscando el norte”: “Toda una vida”,  cuya letra hace honor a la filosofía de estos chicos que luchan por seguir adelante, sin rendirse, y “Quizás”, otra que no debería faltar en los directos y donde Miguel Arias le da contundencia a la batería y las guitarras se explayan barriendo escalas por el mástil. El concierto alcanzaba su fin con un repaso a temas más antiguos: “La luz de mi oscuridad”, ya consagrado, el épico “Alas de fuego” y “Por los siglos de los siglos”, tema rápido al más puro estilo Helloween y que predica ese afán de lucha que anteriormente se mencionaba. A modo de coda, pusieron punto y final al show con el estribillo de “Buscando el norte”. Los abulenses demostraron que lo hacen bien, toquen donde toquen. Con el trabajo, la ilusión y la humildad por bandera seguro que “llegan hasta la cima”.

 Mientras Zenobia salía a la palestra, echamos un vistazo al merchandising de camisetas y discos, destacando la edición especial de “Buscando el norte” que incluye DVD y un tema inédito.

A las 12 en punto hizo su aparición Zenobia, que supo quedarse con el público a través de esos temas tan directos, impregnados de garra y fuerza y que todo el mundo cantó. Nuevamente volvimos a escuchar la banda sonora de Terminator II como introducción a “Ícaro”, tema que pertenece a su último trabajo, “Alma de fuego”. Nada más salir a escena el cambio en la formación llamó la atención a los asistentes: un guitarrista nuevo, Luis Vaquero, sustituía el puesto de Ángel y a decir verdad, se desenvolvió a la perfección. Y gustó. Continuó la descarga de temazos con “Luchando hasta el final”, del disco homónimo, junto con “La hora esperada”, hasta llegar al tema en el que la perfecta afinación de la voz de Jorge B. se apodera de nuestros oídos en esa balada clásica: “Si no estás junto a mí”. Volvieron a la distorsión y a dar caña con la energía que desprenden temas de su “Alma de fuego”: “Enterrado en vida”, “La traición” y “Dentro de mí”, dedicada a la peña de Málaga que también asistió a su directo en Córdoba. Y es que merece la pena hacerse unos kilómetros si es para disfrutar de este rato de metal que se nos hizo corto.

Con alguna reminiscencia a Judas Priest, el riff inicial de las guitarras en “Sin mirar atrás” avivó el ambiente, continuando la tralla con “La historia terminó”. Otro paréntesis, que dejó a Jorge B. solo en el escenario poniendo toda la carne en el asador, nos permitió disfrutar de su voz a solas, repasando “Ante tus ojos”, de su primer disco. El cierre del concierto estaría dedicado al último trabajo, “Alma de fuego”, del que pudimos ser testigos de esa “Tormenta” de ritmo a manos de Javi, para continuar con “Alma de fuego”, en cuyo final se marcaron el acostumbrado guiño al riff inicial del “Holy Diver” de Dio. Y llegó el momento del que creemos que fue uno de los temas más esperados de su repertorio, “Lo llevo en la sangre” (incluido en el single), todo un huracán de heavy metal.


El postre de esa degustación de talentos no se hizo esperar y las dos bandas, Dünedain y Zenobia, se apretaron en el escenario para dar rienda suelta a esa lucha por la música, materializada en un tema redondo que da nombre al sencillo: “Unidos por el metal”.

Muy buen sabor de boca nos dejaron en Granada estos dos grupos, que dieron una clase magistral de profesionalidad, y a los que seguiremos escuchando en directo cada vez que sea posible. Mucha suerte.

Texto y fotografías: Gloria Vázquez.

¿Impresiones?